Mal de tontos, consuelo de muchos

Extracto de un artículo publicado por El País:

En torno a ese 50% están las titulaciones experimentales (ciencias puras), como Física o Estadística. Aunque probablemente el éxito o fracaso en estos títulos también tiene que ver con la dureza de las materias, y probablemente el paradigma de esa dificultad recae en las ingenierías, en las que se aprueban el 54% de los créditos; y en un tercio de las carreras de ingenierías, la media baja de la mitad de aprobados. Bien es cierto que tradicionalmente el nivel de exigencia se ha mantenido muy alto en las enseñanzas técnicas, casi como una seña de identidad que consiste en suspender masivamente. En definitiva, otro indicador más, que al igual que el del abandono (que ronda el 30% entre el alumnado según cálculos oficiosos), señala en la misma dirección: la necesidad de orientar mejor a los estudiantes a la hora de elegir carrera y la revisión de las metodologías docentes.

Anuncios

An anecdote

An engineer, a physicist and a mathematician find themselves in an anecdote, indeed an anecdote quite similar to many that you have no doubt already heard. After some observations and rough calculations the engineer realizes the situation and starts laughing. A few minutes later the physicist understands too and chuckles to himself happily as he now has enough experimental evidence to publish a paper. This leaves the mathematician somewhat perplexed, as he had observed right away that he was the subject of an anecdote, and deduced quite rapidly the presence of humour from similar anecdotes, but considers this anecdote to be too trivial a corollary to be significant, let alone funny.

Frases que hay que evitar decirle a un aspirante a ingeniero

En estas señaladas fechas yo y yo mismo queremos rescatar este documento de estremecedora y dura (como mi pared de dar cabezazos) realidad:

Frases que hay que evitar decirle a un aspirante a ingeniero:

¿Qué tal el examen?

MAL, el examen MAL, asqueroso revuelveheridas. Obviamente la semana que me he tirado estudiando cual guarra no ha evitado que me follen el culito cruelmente. ¿Para qué preguntas? ¿Para disfrutar de mi miseria? ¿Para decir “No te preocupes, seguro que a la próxima apruebas”? No se pregunta, lo único que puede ayudarnos a salir del boquete es dinero y chocolate. Si no estáis dispuestos a ofrecernos nada de eso manteneros alejados y no os regodeéis en nuestro infortunio.

-No te preocupes, seguro que a la próxima apruebas.

Sabemos que no es verdad, sabéis que no es verdad…¡¡¿POR QUÉ COÑO LA DECÍS?!! Es un insulto a nuestro estado emocional tratar de animarnos con semejante frase falsa. La única respuesta digna seria “¡Que te den por culo, cabrón de mierda!” pero como somos educados y estamos hundidos en la mierda respondemos un tímido “Sí, claro, a la próxima seguro”. Es mejor el silencio, no os preocupéis, sabemos que no nos comprendéis así que no hace falta que os esforcéis porque será peor.

– Pero ¿tan difícil es?

No, que va. Está tirado. Yo es que disfruto pagando 800€ de matrícula y dejando que me metan palos por el culo. PUES CLARO QUE ES DIFÍCIL. Es tan difícil que vuestra mente pagana es incapaz de comprender los niveles de dificultad y de abstracción absurda a los que puede llegar un cerebro humano. No respondo de mí como otro estudiante de Filología Inglesa ponga en duda la dificultad de una Ingeniería.

– ¿Pero no has acabado la carrera todavíiiiiiiia?

Vamos a ver, almas de pollo, cuando terminemos la carrera os enterareis, el mundo entero se enterara. Nos pondremos nicks en el Messenger con tantos emoticonos felices que dolerán los ojos, lo publicaremos en el periódico, en el BOE, haremos una gran fiesta, definitivamente NO LO ESCONDEREMOS. Así que no nos preguntéis si hemos acabado la carrera cuando la respuesta es obviamente no. Eso no hace más que darnos aún mas ganas de suicidarnos o de cambiarnos a Magisterio.

-El hijo de Fulanita se hizo la carrera en 4 años.

BIEN POR EL HIJO DE FULANITA. Tirémosle cacahuetes y bailemos a su alrededor. También hay gente que no la acaba nunca, y no vemos a nuestros padres diciéndonos cada día “que orgulloso estoy de ti, hijo, que aún no te has dado cuenta de que no vales para esto”. Nada de comparaciones, porque entonces podemos mencionar a ese compañero nuestro (historia verídica) que se sacó como pasatiempo la carrera de magisterio mientras cursaba la nuestra…..a ver qué humilla más a quién.

– (Silencio incómodo producido tras la pregunta “¿Por qué curso vas?”)

Di algo, capullo. Tú has preguntado. ¿Tu objetivo era reírte de nosotros y jactarte que te estás sacando Turismo hinchándote de follar y a año por curso? Porque no falla, el silencio incómodo siempre se rompe con Pero ¿cuántos años llevas en la carrera? CINCO PUTOS AÑOS, IMBÉCIL. Los suficientes para saber que tu padre y tu madre eran hermanos sólo con mirarte a la cara. Y que sepas que cada año es como un horrible infierno en el que te clavan cristales en el corazón y te arrancan las uñas con unas tenazas…¡¡Y AGUANTO AHI CON DOS COJONES!! No te atrevas a juzgarme.

– Mi carrera también es muy difícil.

Sólo tienes que estudiar más. Oh si, tu examen de Meterse un Dedo en el Culo y Olerlo (MEDECO) supera con creces el temario de asignaturas como Métodos Numéricos o Tipos Abstractos de Datos. Es que es muy duro que te hagan exámenes parciales que te quitan temario y hagan media con el final….buffff….. qué complicado. Apenas deja tiempo para rascarse las pelotas y meterle mano a la guarra de filosofía de al lado. Será eso, que no estudio, los exámenes de cinco horas, los temarios imposibles de los que ni los profesores tienen puta idea o las preguntas trampa para pillarte si no eres el hijo de Fulanita son meras distracciones de la verdadera realidad: ESTUDIANDO SE APRUEBA.

Bueno, esto ha sido todo. Como es una guía básica no hemos querido incluir frases también muy célebres como: el profesor no será tan cabrón como crees.